[12:48] Cesar Gustavo Vazquez Sanchez Cesar Gustavo
Los límites en la adolescencia

Los límites en la adolescencia

Los limites suponen esencialmente guiar, proteger, prevenir o aconsejar", explica Verónica Rodríguez Orellana, terapeuta de Coaching Club.

La etapa de la adolescencia es difícil y requiere empatía, esfuerzo y dedicación por parte de los padres, esto ayudará al adolescente a definir su forma de ser, conocerse a sí mismo, a forjar su carácter y conocer el mundo y la sociedad que lo rodea.

Los límites ayudan a la construcción de la personalidad, desarrollan la tolerancia a la frustración y al aplazamiento de satisfacciones, además permiten que los adolescentes estén conscientes de los derechos que los demás poseen.

Por ello es necesario poner límites y normas en los criterios o situaciones más importantes, es mejor tener pocos límites bien estructurados, a tener muchos y que no se puedan llevar acabo; pues los adolescentes cuestionan el porqué de los límites o normas y, en algunos casos, desean desafiarlas.

La “rebeldía” como muchos llaman al comportamiento de los adolescentes, es necesaria para su proceso de madurez, muchas veces desafiando las normas establecidas, es como aprenden las consecuencias de sus actos y esto les permite formar su propio criterio. Experimentar por ellos mismos, les brinda seguridad y confianza, atributos necesarios para su vida independiente.

En este artículo te dejamos algunos tips de cómo marcar los límites adecuadamente:

  • Antes de hablar con ellos sobre los límites y normas que se van a acordar, es importante que los padres estén convencidos y de acuerdo con ellos.
  • Es importante que los padres hablen sobre las consecuencias que habría si no se cumple alguna norma y al momento de hablar con el adolescente, es necesario explicar claramente dichas consecuencias.
  • Cuando se haya establecido un límite o norma hay que mantenerlo y ser constantes, de lo contrario podría crear una confusión.
  • Establecer un límite o norma no debe ser significado de tensión, gritos o agresividad, esto no debe plantearse como una amenaza, debe ser un clima de respeto, cordialidad y afectividad.
  • Los padres deben ser un modelo a seguir, de modo que sean congruentes al momento de establecer límites.

Es necesario tomar en cuenta que los acuerdos serán un éxito, siempre y cuando exista comunicación en casa, lo ideal es que los adolescentes también puedan expresar su opinión y que los padres escuchen lo que ellos piensan, es decir que deben estar dispuestos a ser flexibles y a revisar con el paso del tiempo los límites acordados y el cumplimiento de ellos. La participación de los adolescentes, ayudará a que se sienta escuchados, con confianza y seguridad para establecer una buena comunicación con sus padres.  

(*) Campos obligatorios

Formulario de Contacto:

Por favor llene los siguientes campos para dejar sus comentarios, dudas, sugerencias o preguntas hacia la organización y en breve una persona se pondrá en contacto.